Image Alt
/ Mensajes / LECCION 18 RUTINA

LECCION 18 RUTINA

Recuerde: hablamos de una lista de oración. ¿La hizo usted? Si ya la hizo, tómela y úsela hoy.

Cuando un constructor construye una casa, primero edifica una estructura en la base. La estructura sostiene todo lo que se coloca en ella, como por ejemplo paneles de yeso, ventanas, puertas, etc.

En forma similar, cuando construimos una vida de oración, nosotros necesitamos una estructura en la que todo lo demás se sostenga. Nosotros estamos llamando a esa estructura rutina. Para ser consistentes, la oración debe ser fundamentada en la roca de la rutina. Una rutina de oración es un formato claro y una secuencia de pasos que pone orden y estabilidad en el lugar secreto.

Hay muchas clases de rutinas de oración válidas. Por ejemplo, algunas personas construyen su rutina en la oración del Padre Nuestro que Jesús nos dio. (Mateo 6:9-13).

Ellos usan cada frase como enfoque para un segmento de su tiempo de oración. Algo como esto:

— Padre nuestro que estas en el cielo, santificado sea Tu nombre (verso 9). La oración inicia con un tiempo de adoración, agradecimiento y alabanza, centrada en el Padre.

—Venga tu reino (verso 10). Nosotros le pedimos a Jesús que establezca su reino en nuestro medio. Donde Jesús es Rey, las cosas se hacen a Su manera por Su poder. Nosotros podemos pedir que Su reino venga para cada necesidad en nuestra lista de peticiones.

—Tu voluntad sea hecha en la tierra como en el cielo (verso 10). Nosotros pedimos para que la voluntad perfecta de Dios sea hecha acá en la tierra —por necesidades personales, necesidades de otras personas y circunstancias en nuestra lista—.

—Danos hoy el pan de cada día (verso 11). Primero que nada, esta es una petición por las necesidades diarias como comida, ropa y techo. Pero nosotros también le pedimos que nos llene espiritualmente con la porción de hoy, del pan de Su palabra.

—Y perdona nuestras deudas, como nosotros perdonamos a nuestros deudores (verso 12). Nosotros nos esforzamos por la reconciliación en todas nuestras relaciones.

—Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal (verso 13). Esta es una oración de humildad, reconociendo que dependemos de El para que nos libre del tentador. Caminar victoriosos sobre el pecado es nuestra porción.

—Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria por siempre. Amén”. (Verso 13). Nosotros terminamos con adoración.

ORE. Tome un minuto con cada frase en la Oración del Padre. ¿Le gustaría hacer de la estructura de esta oración, su rutina diaria?

Personalmente, yo construyo mi rutina del lugar secreto alrededor de lo que llamo lectura simultánea de la Escritura. Prefiero #OrarLeer diariamente en 4 diferentes lugares de la Escritura: Salmos, el Antiguo Testamento, los Evangelios y las Epístolas. Yo llevo el ritmo de cada lectura para poder finalizar la Biblia entera, en un año.

Casi todo lo de mi lista de oración es incorporado en mi lenguaje de oración mientras leo y medito en las Escrituras.

Si usted es sacado de su rutina, sólo presione el botón de Reinicio y regrese.

Al principio, su rutina de oración puede parecer inestable. Pero cuando usted se apega a ella, será refinada con el tiempo y usted desarrollará su propio ritmo de caminar y hablar con Jesús. Así que, comencemos.

Considere el construir uno o todos esos elementos en su rutina de oración: Arrepentimiento. Limpieza. Agradecimiento. Alabanza. Lectura de la Escritura. La Oración del Señor. Mi lista de peticiones (del Día 17). Adoración.

ORE. Ore sobre los elementos mencionados arriba. ¿Cuáles incluirá usted? Escriba su rutina en los siguientes renglones, en el orden general que usted espera seguir:

1. ____________________________________________________________________________________ 2. ____________________________________________________________________________________ 3. ____________________________________________________________________________________ 4. ____________________________________________________________________________________ 5. ____________________________________________________________________________________ 6. ____________________________________________________________________________________ 7. ____________________________________________________________________________________ 8. ____________________________________________________________________________________

Ponga esta rutina escrita delante de usted y modifíquela hasta que sienta que la secuencia es correcta y se convierta en intuitiva. Le aseguro que el tener una rutina le ayudará a tener consistencia y permanencia en su vida de oración.

¡Regocíjese en el Señor hoy!