Skip links

TRANSFORMADOS EN MI SALUD RELACIONAL LECCION 35

Descarguen  en  él  todas  sus  angustias,  porque  él  tiene  cuidado  de  ustedes.

1  PEDRO  5:7 (RVC)

A  primera  vista,  este  versículo  es  una  invitación  prometedora  para  complicarte  la  vida.  Pedro aparentemente  nos  aconseja  “lanzar  y  correr,”  entregando  nuestros  problemas  a  Dios,  porque  Él de  alguna  manera  está  obligado  a  aliviarnos  de  las  dificultades.  ¿Está  Pedro  aconsejándonos  que eludamos  la  responsabilidad  de  nuestros  problemas?,  ¿O  es  esta  una  lectura  ingenua, especialmente  cuando  se  refiere  a  las  relaciones  y  sus  inevitables  angustias  y  conflictos?

En  su  contexto,  este  versículo  realmente  anima  a  los  cristianos  a  ser  maduros  y  a  aceptar  sus responsabilidades.  Pedro  identifica  la  clave  “descargar  nuestras  angustias”  como  humildad:  “Dios se  opone  a  los  orgullosos,  pero  da  gracia  a  los  humildes.  Humíllense,  pues,  bajo  la  poderosa  mano de  Dios,  para  que  él  los  exalte  a  su  debido  tiempo.  Depositen  en  él  toda  ansiedad,  porque  él  cuida de  ustedes.”  (1  Pedro  5:5-7,  NVI).  ¿Por  qué  conecta  Pedro  nuestra  ansiedad  con  la  humildad  ante Dios?

Humildad  es  vernos  a  nosotros  mismos  en  relación  con  Dios  —Padre,  Hijo  y  Espíritu  Santo.  “El  Yo Soy,”  “El  Eterno.”  ¡Dios  es  descrito  en  las  Escrituras  como  amor”  bueno,  sabio,  clemente, misericordioso,  inmutable,  todo  poderoso,  omnisciente,  está  en  todas  partes    de  inmediato, soberano,  antes  de  todo,  sobre  todo  y  en  todo,  a  través  de  todo  y  mucho  más!  La  humildad  se sitúa  en  atención  embelesada  ante  Dios  y  exclama,  “Yo  no  soy  digno”.  La  humildad  reconoce  y actúa  sobre  una  verdad  profunda,  “¡Tú  creí  Dios,  y  yo  NO  lo  soy!”

Y  es  este  Dios  quién  les  dice  a  los  humildes,  “¿Necesitas  mi  gracia  en  una  relación  ahora?  Descarga todas  tus  preocupaciones  sobre  mí,  porque  Yo  me  preocupo  por  ll,  Tráeme  cada  desamor,  cada decepción,  cada  conflicto.  Todo  es  importante  para    porque    eres  importante  para  mí.  Me preocupo  por  tus  relaciones.  Y  porque  me  has  pedido  humildemente,  y  yo  derramaré  mi  gracia sobre  tu  vida.”

Cuando  estás  preocupado  por  una  relación,  haz  lo  que  dice  Pedro:  Humíllate  ante  Dios,  descarga tu  ansiedad  sobre  Él  y  recibe  su  gracia.

Return to top of page