TRANSFORMADOS EN MI SALUD RELACIONAL LECCION 29

“Yo  soy  la  vid  y  ustedes  son  las  ramas.  El  que  permanece  en  mí,  como  yo  en  él,  dará mucho  fruto;  separados  de    no  pueden  ustedes  hacer  nada.”

JUAN  15:5 (NVI)

 

La  invitación  de  Jesús  para  permanecer  en  Él,  es  el  corazón  del  Evangelio.  Como  una  rama depende  de  la  vid  para  dar  fruto,  así  nosotros  dependemos  de  Jesús  para  tener  fruto  en  nuestras vidas.

Y  es  únicamente  a  través  de  una  relación  de  intimidad  permanente  con  Jesús  en  lo  que  podemos esperar  para  dar  el  fruto  del  espíritu  en  nuestras  relaciones  con  otros.

Jesús  presenta  este  punto  enfáticamente  cuando  dice,  “El  que  permanece  en  mí,  coma  yo  en  él, dará  mucho  fruto;  separados  de    no  pueden  ustedes  hacer  nada.  “Nota  lo  fuerte  del  lenguaje.  Si permanecemos  en  una  relación  de  amor  con  Él,  ¿produciremos  “poco  fruto”?,  No,  produciremos “mucho  fruto”.  Floreceremos.  Por  otro  lado,  si  no  permanecemos  en  Él,  ¿todavía  podemos  hacer “algo”?  No,  no  podremos  hacer  “nada”.  De  hecho,  en  el  griego  original  este  enunciado  es doblemente  negativo  y  se  puede  leer:  “ustedes  no  pueden  hacer  nada,  realmente  nada”.  Jesús quiere  asegurarse  que  entendemos  fuerte  y  claro  su  punto.

El  único  camino  para  tener  fruto  es  permanecer  en  una  relación  con  Jesús.  Si  queremos  ser  el tipo  de  persona  que  ama,  que  es  paciente,  que  es  amable,  que  es  gentil,  que  tiene  autocontrol, (Gálatas  5:22-23)  es  nuestra  obligación  permanecer  en  Él.  Dar  fruto  no  es  el  resultado  de  lo  que nos  propongamos  o  de  la  determinación  que  tengamos.  Es  el  resultado  de  permanecer  en  una relación  dependiente  de  Jesús  por  el  Espíritu  Santo.  El  fruto  del  espíritu  es  exactamente  eso,  el fruto  del  Espíritu.  Es  el  resultado  del  poder  transformador  de  Dios,  no  nuestra  fuerza  de  voluntad. Es  producto  por  el  Espíritu  Santo  quien  ha  hecho  su  hogar  en  nosotros