Skip links

TRANSFORMADOS EN MI SALUD FINANCIERA LECCION 36

El  que  reanima  será  reanimado.

PROVERBIOS  11:25  (NVI)

Vale  la  pena  dar.

Hay  un  principio  universal  que  funciona,  se  llama  “la  ley  de  la  siembra  y  la  cosecha”  y  esto  es  una realidad  espiritual.  Nosotros  vemos  esto  en  este  pasaje  en  términos  “refrescantes”  cuando  das alivio  a  alguien,  también  te  estás  aliviando  a  ti  mismo.  Das  consuelo  a  alguien  y  serás  consolado.

Cuando  era  pequeño  trabajaba  en  el  verano  para  una  familia  acaudalada.  Tenían  fiestas  alrededor del  lago,  y  mi  trabajo  consistía  en  servir  aperitivos  y  refrescos  a  los  invitados.  Mis  cinco  amigos pobres  y  yo  vivíamos  en  la  casa  de  huéspedes  de  la  propiedad;  nuestras  pequeñas  comidas aumentaban  cada  vez  que  la  familia  tenía  fiestas  y  nos  llamaban  a  servir.  Yo  podría  haber  reescrito este  versículo  para  mí,  así:  “Quien  sirve  refrescos  conseguirá  comer  y  refrescarse  así  mismo”

Posteriormente,  con  un  poco  de  más  madurez  en  la  vida,  empecé  a  comprender  esta  idea  de  una manera  más  profunda.  La  escritura  explica,  “El  que  siembra  escasamente  también  segará;  y  el  que siembra  abundantemente,  abundantemente  también  segará” (2  Corintios  9:6  NVI).

Cuando  Dios  ve  que  fluye  generosidad  de  nosotros  hacia  otros,  ya  sea  en  tiempo,  dinero  o  amor,  Él se  complace  en  nosotros.  En  un  corazón  generoso,  Dios  encuentra  el  retrato  de    mismo.  Cuando damos  como  Dios  da,  nos  convertimos  en  un  reflejo  de  su  amor  generoso.  Dios  nos  recompensa cuando  damos  generosamente  y  generosamente  regresará  a  cada  uno  de  nosotros,  más  de  lo  que podríamos  imaginar.

Esto  es  lo  que  para    significa  esta  promesa  de  las  Escrituras:

¿Quieres  ser  bendecido?  Bendice  a  otros. ¿Quieres  ser  bendecido  grandemente?  Bendice  a  otros espléndidamente.

¿Quieres  ser  amado?  Ama. ¿Quieres  ser  profundamente  amado?  Ama  mucho.

¿Quieres  ser  próspero?  Da.  ¿Quieres  ser  muy,  muy  próspero?  ¡Da  en  abundandancia!

Recuerda  esto:  “El  que  siembra  escasamente,  escasamente  también  segara;  y  el  que  siembra abundantemente,  abundantemente  también  segará.”  Esto  es  un  hecho  en  la  vida.  Esto  es  una verdad.  Vale  la  pena  dar.

Return to top of page