Skip links

TRANSFORMADOS EN MI SALUD EMOCIONAL LECCION 27

El  gozo  del  señor  es  nuestra  fortaleza.

NEHEMIAS  8:10(NVI)

 

El  secreto  de  la  fuerza  radica  en  la  alegría.  No  es  por  tu  deseo  o  determinación  que  eres  fuerte.  Es por  tu  alegría.  Esto  significa  que  una  de  las  principales  razones  por  las  que  sientes  que  no  puedes hacer  algo  o  no  tienes  la  fuerza  para  enfrentar  algo,  es  por  tu  falta  de  alegría.  Cuando  tienes  gozo, entonces  eres  capaz  de  encontrar  seguridad  en  la  verdad  de  que  Dios  tiene  un  plan,  y  tienes  la fuerza  para  ese  día.

La  alegría  te  da  la  fuerza  para  los  retos  más  grandes  de  la  vida. La  descripción  del  trabajo  de  la Madre  Teresa  con  los  enfermos  de  las  calles  de  Calcuta,  se  resume  en  dos  simples  frases:  Deseo  de trabajar  duro  y  tener  una  actitud  alegre.  Cuando  trabajas  duro  pero  no  lo  disfrutas,  te  encontrarás desgastado  en  la  vida,  también  estarás  emocionalmente,  físicamente  y  espiritualmente  exhausto.

¿Cómo  puedes  gozarte?  En  la  doctrina  de  Westminster  se  establece  que,  “El  fin  principal  del  ser humano  es  glorificar  a  Dios  y  disfrutarlo  a  Él  por  siempre”.  La  eternidad  estará  repleta  de  la  alegría humana,  personas  disfrutando  de  la  presencia  de  Dios.  No  tienes  que  esperar  para  estar  en  esa fiesta,  puedes  elegir  hoy  disfrutar  las  bondades  y  la  grandeza  de  Dios.

Nehemías  nos  dice,  que  nosotros  elegimos  “el  gozo  del  Señor”. El  gozarnos  no  es  una  forma  de intentar  tener  buenos  sentimientos  personales,  o  sobre  el  mundo  alrededor.  Hay  pocas  cosas alrededor  nuestro  sobre  las  cuales  nos  podamos  sentir  bien.  El  verdadero  gozo  y  alegría  se  centra en  Dios.  El  gozo  que  Dios  nos  da,  comienza  al  enfocarnos  sobre  quien  es  Dios.

Sin  importar  las  circunstancias  que  estés  pasando  hoy,  toma  unos  momentos  para  pensar  quien  es Dios.  Piensa  sobre  su  gracia,  poder,  perdón  y  paciencia.  Piensa  sobre  su  paz  y  su  amor. Permite que  la  alegría  fluya  al  recordar  que  tu  fortaleza  depende  de  quién  es  Dios  y  que  puedes  enfrentar lo  que  sea  hoy.

Return to top of page