TRANSFORMADOS EN MI SALUD EMOCIONAL LECCION 23

“La  paz  les  dejo;  mi  paz  les  doy.  Yo  no  se  la  doy  a  ustedes  como  la  da  el  mundo.  No  se angustien  ni  se  acobarden.”

JUAN  14:27(NVI)

Alguien  calculó  que  hubo  286  años  de  paz  en  los  últimos  3,500  años  de  la  historia  de  la humanidad.  Es  un  historial  horrible.  La  paz  del  mundo  es  frágil  y  efímera.

Donde  reina  el  conflicto,  también  reina  el  miedo.  El  miedo  y  el  odio  son  profundas  influencias  en  ti y  en  mí.  Los  científicos  especulan  que  el  rencor,  el  odio,  los  conflictos  y  el  miedo  prolongado realmente  alteran  nuestro  ADN.  Cuando  falta  la  paz,  estamos  fragmentados  e  imperfectos.

La  promesa  de  Dios  es  la  paz  eterna.  En  sus  últimos  días  en  la  tierra,  Jesús  consoló  a  sus  discípulos ansiosos:  “La  paz  les  dejo;  mi  paz  les  doy.  Yo  no  se  la  doy  a  ustedes  como  la  da  el  mundo.  No  se angustien  ni  se  acobarden.”  El  maestro  sabía  que  sus  discípulos  estaban  lidiando  ansiosamente con  estas  dos  realidades:  el  tocarlo  y  el  hablar  con  Él  estaba  llegando  a  su  fin,  y  su  muerte  parecía inminente.  Jesús  les  dio  la  paz  eterna  para  devolverles  la  estabilidad  emocional  a  sus  discípulos vacilantes.

Pero  ¿qué  es  la  paz  eterna?  Según  las  Escrituras

• La  paz  de  Dios  es  un  regalo.  No  trabajas  por  ella,  no  la  ganas,  ni  te  psicoanalizas  por  ella  ni trabajas  duro  para  conseguirla.  Sólo  la  aceptas.

• La  paz  de  Dios  no  depende  de  las  circunstancias.  La  paz  está  presente  en  épocas terribles, horribles,  tortuosas.  ¿Sabes  por  qué?

• La  paz  de  Dios,  shalom  en  la  lengua  de  Jesús,  significa  mucho  más  que  la  ausencia de  conflictos, ¡es  la  presencia  de  todas  las  cosas  buenas!

La  conclusión  es  ¡que  se  cumpla  la  promesa  de  Dios  de  la  paz  eterna  con  Su  presencia  eterna!  Así que  “No  se  angustien  ni  se  acobarden.”  No  te  enfoques  en  la  ausencia  de  paz;  céntrate  en  la presencia  de  Dios,  y  la  paz  vendrá  a  ti.