Nunca dejes de Orar

Dios quiere más que una cita en tu agenda. Quiere ser incluido en cada actividad, cada conversación, cada problema y cada pensamiento.

Puedes llevar a cabo una conversación continua, abierta con él durante todo el día, hablando con él acerca de lo que estás haciendo o pensando en ese momento. “Orar sin cesar” significa conversar con Dios mientras compras, conduces, trabajas o realizas otras tareas cotidianas (1 Tesalonicenses 5:17).

Oraciones de Momento a Momento

No tienes que limitar tus conversaciones con Dios a una vez al día solamente. Puedes orar constantemente. Por ejemplo, mientras estás preparándote para una reunión, ora, “Bien, Dios, v a necesitar tu dirección aquí. Estoy voy dependiendo de que me des la sabiduría y el poder de hacer lo que tengo que hacer y decir lo que hay que decir.” Mientras dejas a tus hijos en la escuela, ora, “Dios, ve con ellos a lo largo de su día. Protégelos y guíalos al interactuar con los demás. Que ellos muestren su amor a los demás hoy.” Puedes hablar todo el día con Dios.

Búscalo intencionalmente. Pregúntale, “qué es lo que sigue, Dios?”. Si desarrollas el hábito de hablar con Dios durante todo el día, bendecirás cada área de tu vida.

Utiliza páginas para escribir algunas oraciones a corto plazo. Utiliza esta lista para ayudarte mientras estás en conversación constante con Dios.

Oración Modelo

Señor, me preocupo demasiado y se que la preocupacion no es productiva. De hecho, la preocupacion es un desperdicio. Cuando me preocupo, me estoy enfocando en mis miedos en lugar de confiar en ti. El preocuparme no cambia nada, pero la oracion si lo hace. Enseñame como entregar mis preocupaciones en la oracion.

Señor, gracias por recordarme que me tranquilice y que no este temeroso o desanimado. Gracias, Señor, porque es tu batalla y tu la manejas. Señor, ya no voy a preocuparme. Voy a soltarlo todo. En tu nombre Jesus, yo Oro. Amen.

Buscad al Señor y su Fortaleza; buscad su rostro continuamente. 1 Cronicas 16:11 (LBLA)

Si permanecen en mi y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concedera. Juan 15:7 (NVI)