¿Te has preguntado si la oración realmente trabaja? Satanás siempre susurra, “La oración es una pérdida de tiempo. ¡Olvídalo!, ¿quién te crees que eres?, ¿qué crees que estás haciendo?, Dios ni siquiera te está escuchando.”

LA ORACIÓN TRABAJA PORQUE DIOS ESTÁ EN CONTROL

La base de todos los milagros es la soberanía de Dios. ¿Qué significa eso? Significa que él es Dios Todopoderoso, que tiene todo poder en el cielo y en la tierra, por lo que su propósito y su voluntad prevalecerán. Aprendemos a confiar en su sabiduría y en su bondad. Aprendemos acerca de su naturaleza amorosa y su carácter generoso. Y maduramos en fe mientras entendemos que Dios tiene una mejor vista de las circunstancias que nosotros, y que él sabe lo que es mejor para nosotros. Él puede ver nuestro futuro y nosotros no podemos hacerlo.

Pero los planes del Señor se mantienen firmes para siempre; sus propósitos nunca serán frustrados. SALMOS 33:11 (NTV)

Los recursos ilimitados de Dios están disponibles para ti. El Nuevo Testamento dice veinte veces: “Pide.” Es alentador saber que las cosas que están fuera de nuestro control, no están fuera del control de Dios. Tú no puedes cambiar una situación, pero puedes orar y Dios la puede cambiar. Puedes estar pensando, “Si puedo orar y pedirle a Dios que cambie las cosas, y si Dios realmente está en control de todo, ¿por qué no obtengo todo lo que pido?.” Buena pregunta. Aquí hay tres razones:

1. DIOS NO ES UN GENIO


Sólo porque oremos, no significa que conseguiremos lo que queremos. Si se nos diese lo que pedimos en cada oración, seríamos unos consentidos. Si eres padre, ¿le das a tus hijos todo lo que te piden? Probablemente no. Como adulto, sabes lo que es mejor para ellos. Puedes ver el panorama. Si nosotros podemos ver el panorama para nuestros hijos, ¿cuánto más completo es el panorama, que Dios puede ver para nosotros?

2. A VECES LOS CRISTIANOS ORAN EN CONFLICTO


A veces los cristianos oran por diferentes resultados, a pesar de que están orando por lo mismo. ¿Qué oración es la que Dios va a responder?

Dios no puede contestar cada oración de la misma manera al mismo tiempo.

3. DIOS SABE LO QUE ES MEJOR Y NOSOTROS NO


Así como 1 Juan 5:14 (NVI) nos dice, “Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Mira la frase “conforme a su voluntad. Jesús nos enseña a orar con esta actitud: “Señor, esta es mi petición de oración, pero quiero que se haga tu voluntad.” Así es cómo Jesús oró: “Padre, si quieres, te pido que quites esta copa de sufrimiento de mí. Sin embargo, quiero que se haga tu voluntad, no la mía.” (Lucas 22:42 NTV)