Somos una familia que amamos a Dios, a las personas y sobre todo la vida.

/ Mensajes / LECCION 15 MEMORIZACION DE LAS ESCRITURAS

LECCION 15 MEMORIZACION DE LAS ESCRITURAS

Una de las maneras de mayor alcance que puede transformar tu vida espiritual, es memorizar las Escrituras. Dios nos dice en Proverbios 7:2-3 (NTV), “¡Obedece mis mandatos y vive! Guarda mis instrucciones tal como cuidas tus ojos. Átalas a tus dedos como un recordatorio; escríbelas en lo profundo de tu corazón.” Podrías pensar que no puedes memorizar versículos de la Biblia, pero eso no es cierto. Puedes memorizar lo que quieras memorizar. Cuando eras niño quizás memorizaste la Oración del Padre Nuestro. Memorizas lo que es importante para ti: números telefónicos, letras de canciones, recetas, citas e incluso tal vez las estadísticas del fútbol o el béisbol.

REALMENTE ES UNA CUESTIÓN DE MOTIVACIÓN, MÁS QUE DE HABILIDAD

David escribió en el Salmo 119:72 (PDT), “La enseñanza que sale de tus labios vale más para mí que todo el oro y la plata del mundo.” Cuando entiendes la Palabra de Dios, lo importante y lo valiosa que es, estarás más motivado a memorizar porciones significativas de la misma. Entonces serás capaz de recordarlas cuando más las necesites.

Si nunca antes has memorizado las Escrituras, no te sientas intimidado. ¡Tú puedes hacer esto! Aquí está cómo empezar:

Escoges un versículo que te hable a ti.

No escojas un versículo porque pienses que lo debes memorizar. Lo memorizas porque sabes que puede hacer una diferencia en tu vida.

Di la cita antes y después del versículo.

La cita es donde se encuentra el versículo en la Biblia, es la parte más dificil de recordar. Haz que sea más fácil de recordar diciéndola en voz alta antes y después del versículo.

Lee el versículo en voz alta y léelo muchas veces.

Recordamos lo que decimos y no lo que leemos. Así es cómo memorizas lo que estás tratando de aprender.

Memorízalo correctamente.

No trates de cambiar el versículo antes de memorizarlo. Apréndetelo cómo está escrito en la Biblia.

Inicia memorizando un versículo a la semana.

Con el tiempo, serás capaz de aprender dos versículos a la semana, pero comienza lentamente. Si memorizas un versículo a la semana, memorizarás 52 en un año, ¡esto cubre los principales versículos que necesitas!

La esencia misma de tus palabras es verdad,. tus justas ordenanzas permaneceran para siempre. Salmos 119:160 (NTV)

Algunas cosas son automáticas. Por ejemplo, respiramos sin darnos cuenta. Oswald Chambers, un gran guerrero de oración a principios del siglo XX, una vez le preguntaron, “¿cómo hacer de la oración menos un acto consciente y más una respuesta natural continua a la gracia de Dios en tu vida? “

Así que la Fe viene por oír, es decir, por oir la Buena Noticia acerca de Cristo. Romanos 10:17 (NTV)

¿Tienes fe cuando estás en circunstancias difíciles? Este versículo en Romanos nos dice que la fe viene por oír la Palabra de Dios. Si quieres construir tu fe, llena tu vida con las verdades de la Biblia. Entre más conocimiento tengas de la Biblia, más crecerá tu fe. En la Biblia, hay un versículo para cada necesidad
y para cada problema. Escribe versículos específicos que te gustaría memorizar. Repite estos versículos como parte de tu tiempo diario de oración.

Sugerencia: Sé creativo. Escribe las escrituras. Define las palabras que te llamen la atención. Dibuja imagenes que vengan a tu mente, que puedan ser evocadas por un versículo.