Cuando oramos, nosotros podemos reclamar las promesas de Dios. ¿Por qué hacemos esto? Porque nos ayuda a recordar lo que Dios ha prometido. ¿Sabías que hay más de 7.000 promesas en la Biblia?

Estas promesas proporcionan las respuestas a todas nuestras necesidades y problemas.
La oración centra nuestra atención en Dios y nos ayuda a ver que es más grande y más poderoso que cualquiera de nuestras preocupaciones. Y cuando vemos a Dios contestar nuestras oraciones, nuestra fe se intensifica.

LA FE ES LA LLAVE QUE ABRE LA PUERTA AL PODER DE DIOS.

AQUÍ ESTÁN ALGUNAS DE LAS PROMESAS DE DIOS

“El Señor mismo peleará por ustedes. Solo quédense tranquilos.” ÉXODO 14:14 (NTV)

“Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil.” ISAIAS 40:29 (NVI)

“Pero los que militan en el Señor renovarán sus fiferzas; t’olarán como las águilas: correrán y no se- fatigarán, caminarán y no se cansarán.” ISAÍAS 40:31 (NTVI)

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.” ISAÍAS 41:10 (NTV)

“Si necesitan sabiduría, pidensela a nuestro generoso Díos, y el se la dará; no los reprenderá por pedirla.” SANTIAGO 1:5 (NTV)

“Pero si confesamos nuestros pecados a Dios, él es fiel y justo Para perdonarnos nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” 1 JUAN 1:9 (NTV)

“El Señor va delante de ti. Él estará contigo, y no te dejará ni te desampara. No te intimides.” DEUTERONOMIO 31:8 (RVC)

“Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.” FILIPENSES 4:19 (NVI)

“Aun cuando yo pase por el valle más oscuro, no temeré, porque tú estás a mi lado. vara y tu cayado me protegen y me confinan. SALMOS 23:4 (NVI)

“i0h Señor; eres tan bueno, estás tan dispuesto a perdonar, tan lleno de amor inagotable para los que piden tu ayuda! SALMOS 86:5 (NVI)

Ahora elige varias de éstas promesas y escribe oraciones a Dios, expresando tu gratitud por su amor inquebrantable y su fidelidad. Habla con él acerca de estas promesas y dile que confías en él para cumplirlas. Aquí tienes un ejemplo:

PROMESA DE DIOS

Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. SANTIAGO 1:5 (NTV)

Padre, hay muchas veces que se me olvida pedir lo que realmente necesito, y la sabiduría está en el primer lugar de la lista. Estoy muy agradecido por esta Escritura y la promesa que contiene. Gracias por ser tan generoso y deseoso de darme la sabiduría que necesito en mis circunstancias cotidianas.

Dios, quiero vivir por las promesas y los principios en tu Palabra —no por los estándares del mundo. Enséñame a pedir audazmente la sabiduría diaria, para poder dirigir mi vida según tu voluntad y para tu gloria. Pido esto en el precioso nombre de Jesús. Amén.