Pastor Jose Guevara

TRANSFORMADO EN MI SALUD VOCACIONAL LECCION 49

Hagan  lo  que  hagan,  trabajen  de  buena  gana,  como  podrá  el  Señor  y  no  como  para

nadie  en  este  mundo,  conscientes  de  que  el  Señor  los  recompensará  con  la  herencia. Ustedes  sirven  a  Cristo  el  Señor.

COLOSENSES  3:23-24  (NVI)

Puede  ser  que  llenes  formularios  solo  porque  es  tu  trabajo.  Puede  que  sirvas  café  como  un  deber, tener  una  corta  conversación  por  cortesía,  o  visites  clientes  potenciaos  para  obtener  ganancias.  En cualquier  día  de  trabajo,  haces  más  actividades  de  las  que  eres  consciente,  por  mucho  más razones  de  las  que  puedes  contar.

  realizas  ciertas  actividades  en  automático;  y  otras  son  rutinarias.  Y  hay  actividades  que  realizas como  si  fueras  hecho  para  eso…  Y  posiblemente  así  sea.

Este  versículo  lo  cambia  todo  al  decirnos  que  no  importa  lo  que  hagamos,  debemos  hacerlo  por más  que  solo  hacerlo.  Entonces  podemos  decir  que  debemos  trabajar  con  un  “doble  motivo”: cumplir  con  las  tareas  y  trabajar  para  Cristo.  La  segunda  es  la  más  importante.

Cada  tarea  aburrida  cambia  cuando  la  haces  para  tu  creador.  Él  es  a  quién  amas,  ni  es  quién  te ama.  Este  amor  mutuo  te  pone  a  trabajar.  Eso  te  obliga  a  esforzarte  para  hacer  que  tus  actividades sean  un  regalo  para  él.

Sí,  puedes  servir  a  Cristo  al  completar  esos  formularios  sin  sentido,  al  servir  ese  café,  al  escuchar  a tus  colegas,  al  vender  a  tus  clientes  lo  que  necesitan.  Pero  la  “salsa  secreta  es  tu  “doble motivación.”

No  meceremos  una  recompensa  por  todo  esto.  Después  de  todo,  lo  hacemos  por  amor  a  Cristo,  y él  nos  dio  este  amor  desde  el  principio.  Y  en  este  versículo»  lo  deja  claro.  Él  nos  recompensa  por cada  cosa  pequeña.  Él  está  al  servicio  de  sus  siervos.  Eso  es  verdadero  amor.

TRANSFORMADO EN MI SALUD VOCACIONAL LECCION 48

Considérense  muy  dichosos  cuando  tengan  que  enfrentarse  con  diversas  pruebas,  pues

ya  saben  que  la  prueba  de  su  fe  produce  constancia.

SANTIAGO  1:2-3  (NVI)

Las  personas  son  como  bolsitas  de  té.  No  sabes  lo  que  hay  dentro  de  ellos  hasta  que  los  pones  en agua  caliente.  El  estrés  y  los  problemas  tienen  la  misteriosa  habilidad  de  mostrar  nuestro  interior.

Dios  dice  que,  “considérense,  muy  dichosos  cuando  tengan  que  enfrentarse  con  diversas  pruebas”. La  palabra  “considérense”  nos  dice  que  podemos  elegir.  No  podemos  elegir  que  problemas  tener, pero  siempre  podemos  elegir  como  responde:  entonces,  ¿cómo  quiere  dios  que  respondamos  a nuestros  problemas?  Él  quiere  que  consideremos  responder  con  gozo.  De  hecho  “¡con  mucho gozo!”

La  autora  y  conferencista  kay  warren  dice  “el  gozo  está  basado  en  la  seguridad  de  que  Dios  está en  control  de  todos  los  detalles  de  mi  vida,  la  tranquilidad  de  que  al  final  de  todo  será  para  bien,  y la  determinación  de  elegir  adorar  a  dios  en  todas  las  cosas.”

Cuando  consideramos  enfrentar  nuestros  problemas  con  gozo,  la  biblia  dice  que  la  prueba  de nuestra  fe  produce  constancia.

Nota  que  Santiago  dice,  “cuando  tengan  que  enfrentarse  con  diversas  prueba…”s  las  tormentas  en la  vida  son  inevitables.  Si  no  estás  en  una  tormenta  ahora,  solo  espera-te  encontrarás  en  una  muy pronto.  Nadie  navega  por  la  vida  sin  dificultades  desde  ll  cuna  hasta  la  tumba.  Lo  más  importante es  como  eliges  enfrentar  tus  tormentas

Si  lo  permites,  dios  usará  las  tormentas  para  afinar  los  puntos  ásperos  de  tu  personalidad,  para ayudarte  a  tener  perspectiva  de  quién  y  qué  es  lo  más  importante,  y  hacerte  crecer  en  la  madurez espiritual.

Así  que  la  próxima  vez  que  te  encuentres  en  una  tormenta,  elige  enfocarte  en  Dios  y  no  en  Tu problema.  Considera  que  hay  mucho  más  trabajando  en  tu  vida  que  solo  el  problema  Estás enfrentando.  Y  decide  diariamente  elegir  el  gozo  como  respuesta  a  tus  circunstancias

TRANSFORMADO EN MI SALUD VOCACIONAL LECCION 47

Los planes fracasan por falta de consejo; muchos consejeros traen éxito.

PROVERBIOS 15:22 (NTV)

Esta verdad se aplica a tu vida personal y tu vida laboral. Como la mayoría de las per- sonas, probablemente hay cosas en las que eres bueno, y algunas otras cosas en las que necesitas mejorar. Al igual que la mayoría de las personas, probablemente eres más consciente de las debilidades en tu vida, que de las fortalezas que tienes. Es por eso que hacemos tantas promesas en año nuevo, cada 31 de Diciembre. Todos queremos mejorar.

¿Pero cómo?

Hay dos formas principales con las que podemos afinar nuestras habilidades y reforzar nuestras debilidades. Existe la manera difícil, y el camino fácil. El camino difícil es por en- sayo y error. Este es el camino doloroso que nos hace sentir que tenemos que aprender todo por la experiencia.

Tenemos que cometer todos los errores. Sentimos la necesidad de hacerlo todo por nuestra cuenta.

La forma más fácil es aprender de los demás. Aprendemos de los errores, y escuchamos sus consejos. ¿A quién tienes en tu vida para pedir consejo? Mira alrededor de tu grupo pequeño, busca gente que admiras, personas que aman a Jesús y que te pueden ayudar. Esta manera requiere que pidas ayuda, que busques “muchos consejeros.” Que la gente esté a tu lado y te ofrezca ayuda y consejo significa que no tienes que llevar la carga por tu cuenta. Tienes que compartir la sabiduría con muchas personas para ayudarlas a resolver problemas y alcanzar sus metas.

Al pensar en tus problemas o tus debilidades, o las áreas que te gustaría mejorar, pregúntate: “¿Estoy tratando de hacerlo todo por mi cuenta?” Si la respuesta es sí, tómate unos minutos para escribir los nombres de algunas personas a las que puedes pedir un consejo sabio. Después, toma el teléfono y llámalos. Estarás un paso más cerca del éxito.

TRANSFORMADO EN MI SALUD VOCACIONAL LECCION 46

¡Pues el Señor concede sabiduría! De su boca provienen el saber y el entendimiento. Al que es honrado, él le concede el tesoro del sentido común. Él es un escudo para los que caminan do con integridad.

PROVERBIOS 2:6-7 (NIV)

Algunas personas son buenas con las palabras, pero Dios es mejor. Él puede hacer más con las palabras que cualquier otro hombre. Él creó el mundo al hablar. Tú existes porque Él habló.

La Biblia es la Palabra de Dios, un versículo de la Biblia es mucho más poderoso que una línea de sabiduría en la “galleta de la fortuna”. Un versículo es lo que Dios dice grabado en tinta. Cuando lo leemos, el Espíritu Santo lo hace que viva en nosotros. Él lo dice, tú lo recibes.

Así que Dios tiene sabiduría. Él es la fuente.

 

El versículo de hoy son sólo cuatro líneas, pero cada línea es poderosa:

La primera línea describe el don que Dios da.

Da la sabiduría. La concede. Eso sí, es una petición que necesitas solicitar. Todos necesi- tamos sabiduría, especialmente en nuestros lugares de trabajo.

La segunda línea te dice de donde viene la sabiduría: de su boca. Todo lo que Él dice es sabio. Él es la persona más sabia del universo. Escucharlo te hace sabio.

La tercera línea revela el misterio de quien recibe la sabiduría. Aquellos que son hon- rados. De hecho, Él concede el tesoro del sentido común. ¿Has notado que el sentido común, no es muy común?

La cuarta línea dice quien mantiene esta sabiduría. Después de todo, no quieres perderla. En una frase, Él te dice que Él es un escudo y que protege tu sabiduría cuando caminas con integridad.

Así que Dios tiene sabiduría. Él es la fuente. Él se la da a los honrados. Él la protege en aquellos que caminan con integridad. Ahí la tienes, la fórmula de cómo encontrar, obtener y mantener la sabiduría.

TRANSFORMADO EN MI SALUD VOCACIONAL LECCION 45

Confía  en  el  Señor  de  todo  corazón,  y  no  en  tu  propia  inteligencia  Reconócelo  en  todos tus  caminos,  y  él  allanará  tus  sendas.

PROVERBIOS  3:5-6  (NVI)

Es  nuestro  corazón  que  nos  falla  muy  seguido.

Como  pastor,  he  recibido  muchos  elogios.  Recuerdo  oír  estas  palabras  ante  el  fallecimiento  de  un hombre  de  negocios  y  amigo:  “Debido  al  estrés  y  a  las  presiones  que  enfrentó  en  las  empresas,  su corazón  le  falló.”

Está  claro  el  significado  de  estas  palabras.  Su  corazón  falló,  se  detuvo  o  le  falló,  a  causa  del  estrés, del  miedo  y  las  preocupaciones  de  lo  que  el  mundo  le  estaba  lanzando.  Él  fue  un  líder  brillante  y talentoso.  Adinerado,  estratega  y  visionario.  Pero  toda  su  sabiduría  e  inteligencia  no  fueron suficientes.  Y  siempre  nos  viene  una  pregunta  a  la  mente:  “¿Lo  estoy  haciendo  bien?”

Siempre  van  a  haber  preguntas  en  nuestros  corazones  y  mentes  de  si  estaremos  confiando  en nuestra  propia  inteligencia.

Es  completamente  diferente  cuando  confiamos  en  la  sabiduría  de  Dios  y  podemos  decir  clara  y confiadamente  “NO  he  sido  yo,  yo  confié  en  el  Señor.  Evidentemente  es  Dios  quien  me  ha  traído hasta  aquí.  Sin  Él,  estaría  perdido  queriendo  resolver  la  vida  por    mismo.”

Como  pueblo  de  Dios,  siempre  podemos  depender  de  Él.  Es  cuando  no  nos  apoyamos

completamente  en  Él  y  empezamos  a  confiar  en  nosotros  mismos  que  comenzamos  a  pensar  dos veces  las  decisiones.  Tenemos  dudas,  no  tenemos  confianza,  nos  preocupamos  y  nos  estresamos… y  nuestro  corazón  puede  fallarnos.

Entonces,  comienza  hoy,  busca  a  Dios  en  cada  amanecer  en  oración,  consulta  su  Palabra  para obtener  dirección  y  asegúrate  de  vivir  la  vida  que  Dios  quiere  que  vivas.  Él  te  llevará,  te  guiará  y allanará  tus  sendas.  Él  lo  ha  prometido.

TRANSFORMADO EN MI SALUD VOCACIONAL LECCION 44

Recuerda al Señor tu Dios, porque es él quien te da el poder para producir esa riqueza.

DEUTERONOMIO 8:18 (NVI)

Todo lo que tienes es un regalo de Dios, incluyendo tu habilidad de generar riqueza. Después de todo, ¿Quién te dio las manos y el cerebro?, ¿Quién te dio talentos y habilidades? No tendrías nada si no fuera por la gracia de Dios. Ni siquiera estarías vivo.

Este versículo nos dice que producir riqueza es una habilidad. Puede que tengas grandes habilidades en esta área. Tal vez Dios te ha dotado con un gran sentido de negocios y simplemente te sale natural hacer dinero. Esa es una habilidad dada por Dios. Y puesto que Dios te lo dio no puedes enorgullecerte de eso. Por otro lado, puede que seas una persona que siempre tiene problemas financieros. No te desanimes; pídele a Dios la ha- bilidad para producir lo que necesitas y recuerda que tienes otras habilidades.

La gran verdad de este versículo es que puedes producir riqueza para la gloria de Dios. Si tienes una hermosa voz, debes cantar la gloria de Dios. Si tienes facultades atléticas, debes correr para la gloria de Dios. Si tienes una habilidad para los negocios, debes hacer dinero para la gloria de Dios.

La habilidad para cerrar un trato, hacer una venta, planear un proyecto, ¿Cómo puedes ser usado para la gloria de Dios? Al reconocer de donde vino la habilidad. Al honrarlo con las primicias de tus ganancias. Al actuar con ética y moral. Y al proveer un servicio o producto legítimo que pueda ayudar a las personas. Todo eso brinda gloria a Dios.

¿Por qué te ha dado Dios la habilidad para generar riqueza? No solo es para ti. Las habilidades que nos da Dios son para servirle a Él y a otros. Cada habilidad ha sido dada por Dios y cada habilidad puede ser usada para la gloria de Dios.

TRANSFORMADO EN MI SALUD VOCACIONAL LECCION 43

Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito.

PROVERBIOS 16:3 (NTV)

Hay un punto de decisión en el que tienes que dejar de hablar y empezar a actuar. Tienes que empezar. Una vez que te has decidido que vale la pena el riesgo, te detienes. No puedes llegar a la segunda base si no dejas la primera.

Piensa en un trapecista. El momento de la verdad es cuando se balancea hacia adelan- te para alcanzar la otra barra que se está balanceando hacia él. Si no se suelta, para alcanzar la otra barra, entonces se regresa a donde empezó. Pero si se suelta, quedará suspendido en el aire por un segundo de tiempo, a casi quince metros del piso, sujetán- dose de absolutamente de nada. Así es la fe.

Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito. Primero en- comienda tus metas a Dios, entonces haz tus planes y toma el paso de fe, confiando que Dios dará el resultado.

¿Cómo sabes que has encomendado tus planes o trabajo u ocupación al Señor? Él tiene que estar involucrado en las decisiones. Eso significa que oras sobre cada asunto. Planear sin orar es suposición. También significa que tomarás la decisión acorde a la verdad de su Palabra. Tú adoras a Dios con tu trabajo al obedecerle. Y cuando tienes éxito, le das la gloria a Dios. No hay límites en lo que Dios puede hacer en la vida de la persona o el negocio que le da la gloria a Él.

TRANSFORMADO EN MI SALUD VOCACIONAL PARTE II

Debo entender para quien realmente estoy ________________________________________ .

Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo. COLOSENSES 3:23-24 (NTV)

Debo concentrarme en construir Mi Carácter .

Debo preocuparme por la gente con la que Trabajo .

Todo lo que hagan, háganlo con amor. 1 CORINTIOS 16:14 (TLA)

No busque cada uno su propio interés, sino cada cual también el de los demás. FILIPENSES 2:4 (RVC)

Sean siempre humildes y amables. Sean pacientes unos con otros y tolérense las faltas por amor. EFESIOS 4:2 (NTV)

Debo exceder lo que se Espera de Mi .

Siervos, obedezcan siempre en todo a sus amos terrenales, incluso cuando no los estén mirando. Porque más que agradar a la gente, lo que les debe importar es trabajar honestamente por respeto al Señor. COLOSENSES 3:22 (PDT)

“Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos.” MATEO 5•41 (NVI)

Debo ampliar mis habilidades con el Aprendizaje Continuo.

Si el hacha pierde su filo, y no se vuelve a afilar, hay que golpear con más fuerza El éxito radica en la acción sabia y bien ejecutada. ECLESIASTÉS 10:10 (NVI)

Debo dedicar mi trabajo para ser usado en los Propósitos De Dios .

Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito. PROVERBIOS 16:3 (NTV)

Somos embajadores de Cristo. 2 CORINTIOS 5:20 (NTV)

TRANSFORMADO EN MI SALUD VOCACIONAL PARTE I

“¿Qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma?”

MATEO 16:26 (LBLA)

SIETE ACTITUDES BÍBLICAS PARA UNA VIDA LABORAL SALUDABLE

Debo empezar a trabajar con Entusiasmo en cualquier lugar  donde me encuentre.

Todo lo que hagan, háganlo de corazón. COLOSENSES 3:23 (NBLH)

Este trabajo es una Prueba de Dios.

“El que es confiable en lo poco, también lo es en lo mucho… Y si con lo ajeno no resultan confiables, ¿quién les dará lo que les pertenece?” LUCAS 16:10-12 (RVC)

Dios está Observando .

Esfuérzate por presentarte aprobado ante Dios como un trabajador que no tiene nada de qué avergonzarse.  2 TIMOTEO 2:15 (PDT)

Mi Actitud determina mi Gozo .

El de manos diligentes gobernará; pero el perezoso será subyugado.  PROVERBIOS 12:24 (NVI)

No sean nunca perezosos, más bien trabajen COn esmero y sirvan al Señor con entusiasmo.  ROMANOS 12:11 (NTV)

TRANSFORMADO EN MI SALUD FINANCIERA LECCION 42

“Den,  y  se  les  dará:  se  les  echará  en  el  regazo  una  medida  llena,  apretada,  sacudida  y desbordante.  Porque  con  la  medida  que  midan  a  otros,  se  les  medirá  a  ustedes.”

LUCAS  6:38  (NVI)

La  imagen  que  nos  presenta  el  versículo  es,  un  hombre  que  va  al  mercado  a  COMPRAR  semilla.  El propietario  de  la  tienda  le  dice,  “La  canasta  de  semilla  vale  tanto”,  de  tal  manera  que  echa  la semilla  en  el  canasto,  la  sacude  y  la  presiona  para  que  poder  obtener  la  mayor  cantidad  de  semilla en  su  canasto.

Esa  es  la  forma  en  que  Dios  nos  da.    le  das  a  Él,  Él  te  devuelve  más.  Lo  agita  y  te  da  hasta  que sobre abunde.  ¡Nuestro  Dios  es  un  Dios  generoso!  Cuando  eres  consciente  de  la  generosidad  de Dios,  pierdes  el  miedo  de  plantar  la  semilla  que  te  ha  dado.  El  miedo  nos  impulsa  a  retener  lo  que tenemos,  pero  la  fe  nos  da  el  valor  de  depender  de  Dios  y  plantar  la  semilla.

Cuando  tengas  una  necesidad,  planta  una  semilla.  La  semilla  es  valiosa,  pero  es  inútil  hasta  que  la esparces.  Imagínate  dos  granjeros.  Uno  dice,  “Tengo  toda  esta  semilla.  Creo  que  voy  a  guardarla.

Quiero  cuidarla”.  El  otro  dice,  “No,  yo  voy  a  tomar  toda  la  semilla  que  tengo  y  esparcirla  sobre  mi campo”.  Nueve  meses  después  notarás  la  diferencia.  El  hombre  que  no  sembró  está  en  tragedia.

No  solo  no  COSECHÓ  nada,  sino  que  lo  que  guardó  probablemente  se  le  echó  a  perder.  Pero  el  que sembró  generosamente  ve  la  bendición  de  Dios  en  la  abundante  cosecha.

Entre  más  das,  más  Dios  te  da.  Entre  más  uses  tus  talentos,  entre  más    uses  tu  tiempo,  entre más  uses  tu  dinero  para  bien,  más  Dios  puede  multiplicar  en  tu  vida.  Liberas  tu  fe  al  ponerla  en práctica.  Planta  una  semilla  hoy.  Haz  un  depósito.  Actúa  en  fe.  Da  el  paso.