March

TRANSFORMADO EN MI SALUD FINANCIERA LECCION 36

El que reanima será reanimado.

PROVERBIOS 11:25 (NVI)

Vale la pena dar.

Hay un principio universal que funciona, se llama “la ley de la siembra y la cosecha” y esto es una realidad espiritual. Nosotros vemos esto en este pasaje en términos “refres- cantes” cuando das alivio a alguien, también te estás aliviando a ti mismo. Das consuelo a alguien y serás consolado.

Cuando era pequeño trabajaba en el verano para una familia acaudalada. Tenían fiestas alrededor del lago, y mi trabajo consistía en servir aperitivos y refrescos a los invitados. Mis cinco amigos pobres y yo vivíamos en la casa de huéspedes de la propiedad; nues- tras pequeñas comidas aumentaban cada vez que la familia tenía fiestas y nos llamaban a servir. Yo podría haber reescrito este versículo para mí, así: “Quien sirve refrescos con- seguirá comer y refrescarse así mismo”

Posteriormente, con un poco de más madurez en la vida, empecé a comprender esta idea de una manera más profunda. La escritura explica, “El que siembra escasamente tam- bién segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará” (2 Corintios 9:6 NVI).

Cuando Dios ve que fluye generosidad de nosotros hacia otros, ya sea en tiempo, dinero o amor, Él se complace en nosotros. En un corazón generoso, Dios encuentra el retrato de sí mismo. Cuando damos como Dios da, nos convertimos en un reflejo de su amor generoso. Dios nos recompensa cuando damos generosamente y generosamente regre- sará a cada uno de nosotros, más de lo que podríamos imaginar.

Esto es lo que para mí significa esta promesa de las Escrituras:

¿Quieres ser bendecido? Bendice a otros. ¿Quieres ser bendecido grandemente? Bendice a otros espléndidamente.

¿Quieres ser amado? Ama. ¿Quieres ser profundamente amado? Ama mucho. ¿Quieres ser próspero? Da. ¿Quieres ser muy, muy próspero? ¡Da en abundandancia!

Recuerda esto: “El que siembra escasamente, escasamente también segara; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará.” Esto es un hecho en la vida. Esto es una verdad. Vale la pena dar.

TRANSFORMADO EN MI SALUD FINANCIERA PARTE II

Debo establecer un Plan de Pagos para poder salir de mis deudas.

No niegue el pago de sus deudas. PROVERBIOS 3:27 (PARÁFRASIS)

No tengan deudas pendientes con nadie. ROMANOS 13:8 (NVI)

Debo hacer un Presupuesto de mis gastos.

Los planes cuidadosos tienen éxito; los que se hacen de afán llevan al fracaso. PROVERBIOS 21:5 (PDT)

Los necios gastan todo lo que consiguen. PROVERBIOS 21:20b (NTV)

Debo Disfrutar lo que tengo.

La piedad es una gran ganancia, cuando va acompañada de contentamiento. 1 TIMOTEO 6:6 (RVC)

Es mejor ser feliz con lo que se tiene que querer siempre tener más y más. ECLESIASTES 6:9 (PDT)

Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: “Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.” HEBREOS 13:5 (NVI)

“No se preocupen… Su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.” MATEO 6:31-33 (NTV)

Tienes que decidir si vas a confiar en Dios o en ti mismo con respecto a tus finanzas. ¿Vas a ha- cerlo a tu manera o vas a hacerlo a la manera de Dios?

TRANSFORMADO EN MI SALUD FINANCIERA PARTE I

SIETE HÁBITOS PARA LA SALUD FINANCIERA

Debo confiar en Dios como mi Fuente y mi Proveedor.

Todas las cosas provienen de él [Dios] y existen por su poder y son para su gloria. ROMANOS 11:36 (NTV)

Recuerda al Señor tu Dios, porque es él quien te da el poder para producir esa riqueza. DEUTERONOMIO 8:18 (NVI)

Debo mantener Buenos Registros.

Las riquezas no son eternas ni el dinero dura para siempre. Las cosechas se acaban, y la hierba se seca. Por eso, cuida bien tus rebaños. PROVERBIOS 27:23-24 (TLA)

Debo dar el primer 10% (Diezmo) a Dios.

El propósito del diezmo es enseñarle a poner siempre primero a Dios en sus vidas. DEUTERONOMIO 14:23b (PARÁFRASIS)

Honra al Señor con tus riquezas’ con los primeros frutos de tus cosechas. Asi tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo. PROVERBIOS 3:9-10 (NVI)

Debo Ahorrar e Inventir para el futuro.

El hombre sabio ahorra para el futuro, pero el hombre necio gasta todo lo que recibe. PROVERBIOS 21:20 (PARÁFRASIS)

Lo que fácilmente se gana, fácilmente se acaba; ahorra a poco, y un día serás rico. PROVERBIOS 13:11 (TLA)

Arregla tus negocios en la calle y realiza tus tareas en el campo, y luego podrás construir tu casa. PROVERBIOS 24:27 (DHH)

TRANSFORMADO EN MI SALUD RELACIONAL LECCION 35

Descarguen en él todas sus angustias, porque él tiene cuidado de ustedes.

1 PEDRO 5:7(RVC)

A primera vista, este versículo es una invitación prometedora para complicarte la vida. Pedro aparentemente nos aconseja “lanzar y correr,” entregando nuestros problemas a Dios, porque Él de alguna manera está obligado a aliviarnos de las dificultades. ¿Está Pe- dro aconsejándonos que eludamos la responsabilidad de nuestros problemas?, ¿O es esta una lectura ingenua, especialmente cuando se refiere a las relaciones y sus inevitables angustias y conflictos?

En su contexto, este versículo realmente anima a los cristianos a ser maduros y a aceptar sus responsabilidades. Pedro identifica la clave “descargar nuestras angustias” como hu- mildad: “Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes. Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.” (1 Pedro 5:5-7, NVI). ¿Por qué conecta Pedro nuestra ansiedad con la humildad ante Dios?

Humildad es vernos a nosotros mismos en relación con Dios —Padre, Hijo y Espíritu Santo. “El Yo Soy,” “El Eterno.” ¡Dios es descrito en las Escrituras como amor” bueno, sabio, clemente, misericordioso, inmutable, todo poderoso, omnisciente, está en todas partes – de inmediato, soberano, antes de todo, sobre todo y en todo, a través de todo y mucho más! La humildad se sitúa en atención embelesada ante Dios y exclama, “Yo no soy digno”. La humildad reconoce y actúa sobre una verdad profunda, “¡Tú creí Dios, y yo NO lo soy!”

Y es este Dios quién les dice a los humildes, “¿Necesitas mi gracia en una relación aho- ra? Descarga todas tus preocupaciones sobre mí, porque Yo me preocupo por ll, Tráeme cada desamor, cada decepción, cada conflicto. Todo es importante para mí porque tú eres importante para mí. Me preocupo por tus relaciones. Y porque me has pedido humilde- mente, y yo derramaré mi gracia sobre tu vida.”

Cuando estás preocupado por una relación, haz lo que dice Pedro: Humíllate ante Dios, descarga tu ansiedad sobre Él y recibe su gracia.

TRANSFORMADO EN MI SALUD RELACIONAL LECCION 34

Él sana a los de corazón quebrantado y les venda las heridas.

SALMOS 147:3(NTV)

Los palos y las piedras pueden romper tus huesos… pero las palabras pueden romper tu corazón.

Los huesos rotos sanan. Solo toma un tiempo. Cuando mi hijo tenía ocho años se rompió el brazo, tuvimos que ir al médico a rayos x. A continuación, los huesos fueron acomodados y puestos en su lugar. Luego vino el yeso para sostener todo junto. Final- mente, fue hora de volver a casa. En los próximos días tuvo un poco de dolor, y eso requería que su madre y yo mostráramos compasión y cuidado mientras lo ayudába- mos en todas sus necesidades. Perdió el pleno uso de su brazo durante un mes o algo así, pero después volvió a jugar, a lanzar una pelota de béisbol y a trepar los árboles.

El proceso de Dios para sanar un corazón roto es muy parecido al de sanar un hueso roto.

Ora. Ven a Dios y hazle saber que estás sufriendo. Él te escuchará atentamente. Sabrá exactamente qué hacer.

Escucha. Dale a Dios la oportunidad de ver en tu corazón y tu vida, al igual que una radiografía y hacer su propia evaluación de lo que Él necesita hacer. Confía en Él. Él puede leer tus radiografías mucho mejor que tú.

Descansa. Dios pondrá sus brazos de amor alrededor tuyo y sostendrá todo lo que se ha roto con el yeso de su bondad y su gran compasión. Él te consuela con sus promesas y te rodea con su pueblo, la iglesia, que te sostendrá mientras sanas.

Confía. Tal vez encuentres que no eres totalmente funcional durante un tiempo. 1 labré algo de dolor. Comparte tu dolor con otros en los que puedes confiar — la gente en el Cuerpo de Cristo que te entiende y que te ayudarán a recuperar tu salud. Porque, así como para curar un hueso roto, tú no puedes hacerlo solo.

Regocíjate. Un día, cuando la sanidad llegue, podrás reír de nuevo y enfrentar la vid con esperanza y alegría. Puedes contar con Dios. Tienes Su palabra. “Él sana a los de corazón quebrantado y les venda las heridas.”

TRANSFORMADO EN MI SALUD RELACIONAL LECCION 33

Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados.

1 PEDRO 4:8(NVI)

El amor es todo lo que necesitas. Es bastante sencillo ¿no? La gramática aquí en este pasaje es muy interesante. Ahora, no la ignores simplemente porque has escuchado la palabra “gramática”. Escucha esto: es igual de aceptable, en el idioma original, que el versículo se lea de una o dos maneras diferentes.

Tú podrías decir: “Cuando verdaderamente yo te ame de una manera profunda, te per- donaré completamente.” O, podrías decir: “Cuando yo te ame profundamente, Dios per- donará mi multitud de pecados.”

De cualquier manera, el amor es todo lo que necesitas. Esto signi ca que he sido lla- mado, por Dios, para amarte de tal manera, que quito rápidamente cualquier ofensa que tenga hacia ti. Yo vivo una vida de amor y te acepto, con verrugas y todo, al igual QUE Jesús te acepta — y cómo Él me ha aceptado a mí también. También signi ca que CUANDO aprenda a amarte de esta manera, Dios ejerce su perdón hacia mí y yo vivo una vida Que está llena de gracia, aceptación y favor de Dios. ¡El amor es todo lo que necesitas! Entonces, ¿cómo lo hago? Aquí están algunas maneras de amar en 1 Corintios 13:4-8, (Obsérvalas tú mismo).

Hoy sé paciente con alguien que es un poco más lento que tú, cuando se trata de “lograr algo.”

Sé amable con alguien que necesite un poco de ayuda extra — ofrécesela sin que ellos tengan que rogarte por ella.

No alardees acerca de ti mismo el día de hoy. Encuentra a alguien más de quien estés orgulloso y ¡as que lo sepa!

No te enfades. Mantén la calma. Toma una respiración profunda y cuidadosamente ex- plica tus sentimientos mediante la construcción de un puente en la vida de otra persona, en lugar de una pared.

Se protector. Lucha por alguien que pudiera utilizar un poco de fuerza extra para cam- biar mis circunstancias.

No te rindas ante nadie. Mantén la fe. Aguanta. Renueva tu esperanza. Persevera en tu amor por ellos.

El amor es todo lo que necesitas. ¡Hazlo ahora! Ama a alguien más el día de hoy y serás gentilmente amado por Dios.